LAS LENTES PROGRESIVAS

Las lentes Progresivas

Exáctamente ¿qué son las lentes progresivas?.

Son lentes oftálmicas utilizadas para compensar un campo visual de lejos, otro de cerca y una serie de distancias intermedias. Son, en principio, la solución que restaura una situación más similar a lo que es el sistema visual antes de la presbicia.

¿Qué ventajas reportan estas lentes?

  • Una única gafa para todas las distáncias
  • No hay “saltos” de imagen
  • Más estéticas que bifocales puesto que son completamente lisas
  • Visión “natural”

La Adaptación

Al igual que en bifocales o trifocales, el uso de lentes progresivas requiere de un período de “adaptación”. Este período consiste en mecanizar los movimientos oculares y de la cabeza para que los ojos siempre “apunten” por el lugar de máxima visión.

Las experiencias que se tienen cuando una persona se adapta por primera vez a un progresivo son esencialmente diferentes a las que se experimentan con un bifocal:

  1. En el bifocal hay que aprender a superar el salto de imagen,lo que supone una discontinuidad en el efecto prismático vertical,mientras que horizontalmente no hay diferencias aparentes con la anterior corrección. 
  2. El nuevo usuario de progresivos no experimenta diferencias notables en sentido vertical,ya que no hay saltos de imagen, sino fundamentalmente en el horizontal, que es donde se encuentran las aberraciones marginales.
      En concreto, las experiencias que puede llegar a tener son:
  • Tendrá que aprender a “apuntar”. Dado que cada punto del pasillo tiene una potencia diferente, adecuada para mirar a una distancia concreta, habrá de construir (inconscientemente) un mapa de la localización de los puntos por donde hay que mirar a una distancia determinada. Llegado un momento,esto será tan natural y automático como andar o respirar 
  • Puesto que el pasillo está diseñado para coincidir con la postura natural de los ojos para cada distancia, aprender a apuntar no supone ninguna dificultad. Lo único que hay que hacer es acostumbrarse a mirar de frente a las cosas cuando utilicemos esta zona. 
  • Los usuarios acostumbrados a mover los ojos, pero no la cabeza, para localizar objetos desplazados lateralmente, notarán que han de hacer un esfuerzo de aprendizaje para combinar los movimientos de ojos y cabeza, sobre todo mirando a distancias intermedias. Este es el caso de muchos miopes. 
  • Los usuarios acostumbrados a mover más la cabeza que los ojos notarán mucho menos este efecto.

Tipos de Progresivos ¿Por qué hay tantos precios y tan variados?

Durante los últimos años, los principales fabricantes han continuado investigando con el objetivo de perfeccionar sus diseños progresivos. Los últimos desarrollos se han concentrado en conseguir la máxima calidad y estabilidad visual en todas las direcciones.

Un buen ejemplo de la última generación de diseños progresivos son las nuevas generaciones FREE FORM, cuyo resultado ha sido la consecución de una visión más amplia, más estable y con mayor control de estabilidad visual. No importa su error refractivo, puede estar seguro que estos diseños le permitirán una fácil e inmediata adaptación como ningún otro progresivo lo había hecho antes.

Existe una amplia gama de diseños fruto de años de investigaciones. Por eso unos progresivos son más caros que otros. Porque no es lo mismo llevar un diseño de hace 15 años que el último diseño de este año. Entonces ¿son malos los progresivos baratos? NO, simplemente son diseños más viejos, que aunque siguen funcionando bién, ya están completamente superados. Luego están los extras que van encareciendoel precio final: endurecido, antirreflejante, antiestático, hidrófugo, fotocromático, etc…

Un ejemplo: Imaginen que van a un concesionario y les ofrecen dos modelos de coche: uno gama baja, motor 1.1 gasolina sin aire acondicionado y sin dirección asistida. El otro 2.0 TDI con climatizador, dirección asistida y todos los extras. ¿entenderían que uno valga mucho más que el otro?¿verdad? Sin embargo los dos CUMPLEN LA MISMA FUNCION, aunque indudablemente no con el mismo confort. Más o menos ésa es la diferencia entre unos progresivos “de oferta” y unos de alta gama.

 

 

Actualmente se suelen comercializar 5 tipos de lentes progresivas:

 

 

  • Free Form Personalizados: Las lente progresivas más avanzadas y personalizadas.
  • Diseños avanzados con retallado FREE FORM :una nueva generación de lentes progresivas que garantiza la máxima estabilidad y la visión más amplia y cómoda.
  • Diseños avanzados Standard: diseños suaves “clásicos” que confieren una adaptación fácil y un rápido procesamiento de la información visual.
  • Diseños especiales “cortos”: Lentes progresivas especiales para monturas pequeñas, diseñadas para aquellos usuarios que se preocupan especialmente por la moda.
  • Diseños básicos: progresivos standard. Para usuários sensibles al precio

 


Debe utilizar un navegador compatible JAVA para visualizar esta página correctamente

 

La adaptación suele durar una semana, excepcionalmente algo más, pero de todas formas si el tiempo de adaptación es largo pero existe una evolución positiva en la tolerancia de los “progresivos”, el éxito culminará el proceso de aceptación.

Las personas con problemas de equilibrio o propensión al mareo, pueden presentar más dificultades en el proceso adaptativo.

Algunas profesiones o actividades puede obligar a la adopción de posturas forzadas, dificultando el uso de gafas progresivas. El mismo riesgo de accidente, en algunos trabajos, puede hacer poco aconsejable su uso durante la etapa inicial de adaptación.

El perfil psicológico del usuario, el estar más o menos motivado o la mala experiencia de algún familiar, amigo o conocido frente a las lentes progresivas, puede alargar el curso normal de una adaptación sin otros problemas que los previsibles y superables.

Otro factor que puede “alargar” el proceso adaptativo, hace referencia al paso de lentes “bifocales” o “trifocales” a “progresivas”, en el sentido de que el usuario está acostumbrado a unos movimientos excesivamente bruscos y ha de reaprender a mover los ojos “deslizándolos” suavemente sobre la superficie óptica progresiva

RECHAZO DE LOS PROGRESIVOS

Entre los factores condicionantes de la no aceptación de las lentes progresivas están los “estrabismos manifiestos” (desviaciones evidentes de los ojos) y los “latentes” (desviaciones esporádicas de los ojos), las “hiperforias” (tendencia a desplazarse verticalmente un ojo respecto al otro), los problemas de “insuficiencia de convergencia” (los ojos tienen tendencia a diverger cuando miran de cerca, por lo que el esfuerzo de centrado es mayor del normal), el llamado “nistagmo” (movimiento regular y repetitivo de los ojos, como un “temblequeo”), las diferencias importantes de graduación entre un ojo y otro (anisometropías), los “astigmatismos” elevados (sobre todo si su orientación, en cada ojo, dificulta la visión simultánea de ambos) y finalmente aquellos casos de visión “monocular” (con un sólo ojo) que no converjan al mirar de cerca.

En usuarios de gafas que no presenten ningún problema de los expuestos, excepcionalmente pueden darse casos de rechazo asociado a aspectos que escaparían de los estrictamente visuales, tanto de origen orgánico, funcional (de “funcionamiento visual”) como psicológico.

CONCLUSIONES FINALES

Si el usuario de gafas está interesado en disfrutar de las ventajas de los progresivos y no existe ninguna contraindicación específica, no debe preocuparse si le va a costar aceptarlos.

Es normal que los primeros días en usar las gafas progresivas, se impaciente al mirar y no ver con nitidez de forma inmediata o que, al mover la cabeza, se mueva todo su entorno. Hay que tener sólo un poco de paciencia y confiar en su óptico optometrista de confianza, en una semana de uso la dificultad se habrá superado.

 

Y si la duda aparece, el usuario “présbita” (con “vista cansada”) puede ponerse sus anteriores gafas e intentar leer, mirar a media distancia y de lejos, para comprobar (tal como le han explicado) que no puede ver bien a todas las distancias y que, en cambio, con la ayuda de las nuevas gafas progresivas -aunque incialmente deba “buscar” la postura y posición adecuadas- no tiene ningún problema.

 

 


Pasos a seguir:

  • Ponerse las gafas y atender las explicaciones de su óptico-optometrista 
  • PACIENCIA durante tres o cuatro dias (los primeros cuestan mas). 
  • PRACTICAR el cambio de visión Lejos-Cerca (por ejemplo: sentados en el sofá delante de la televisión con la espalda erguida y una revista en las manos, alternar la visión del televisor con la lectura. 
  • CUIDADO al mirar al suelo o bajar escaleras. hay que bajar la cabeza y mirar por arriba. 
  • INTENTAR no mirar de “reojo”. Hay que conjugar los movimientos de cabeza con los oculares. 
  • Más paciencia 
  • Y si pasa UNA SEMANA y no hay signos de mejoría ACUDIR a la óptica y comentar el problema. Un ajuste de la altura de las gafas de un milímetro puede suponer un cambio muy grande en el confort del usuário. NUNCA deje las gafas en el cajón y deje pasar el tiempo, pues cada vez le costará más empezar. 


Tags: , , , , , ,

Leave A Reply (No comments so far)

*

No comments yet